¿Estamos ante la última edición de Davos?

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Por mucho que se esfuercen por dar una buena imagen, los líderes de los grandes grupos mundiales, el puñado de afortunados (happy few) de la globalización que se reúnen cada año en Davos, están, sin embargo, preocupados. Algo parece haberse roto, quizás irremediablemente; por primera vez desde que comenzó a celebrarse la cumbre en 1971, ninguna delegación estadounidense participará en las reuniones con los más ricos en Davos. Tras cancelar su viaje a la cumbre suiza a causa del cierre de su Administración (« shutdown »), Donald Trump, en plena lucha con el Congreso, exigió el viernes 18 de enero que Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, también cancelara su viaje. Previamente había negado a Nancy Pelosi, líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, los medios del Gobierno estadounidense para viajar.