«Chalecos amarillos»: el Gobierno de Macron atrapado en su propia demagogia fiscal

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Cuando el primer ministro francés Édouard Philippe apareció el pasado domingo 18 de noviembre en las pantallas de France 2 para tratar de calmar la ira de los llamados « chalecos amarillos » [por la prenda fluorescente que visten para manifestarse], intentó demostrar hasta qué punto el Gobierno está enteramente de acuerdo con las demandas de los organizadores de las protestas. Cierto es que « asume » el alza de los impuestos que gravan a los carburantes, pero, como ellos, dice estar irritado por el nivel impositivo general en Francia. Por lo tanto, se esforzó en demostrar que quería reducir la presión impositiva. En resumen, también él, como los « chalecos amarillos », mostró su « hastío » fiscal y su intención de actuar contra los impuestos.