La pobreza en Francia alcanza niveles «desconocidos»

Por

El último estudio sobre « Las rentas y el patrimonio de los hogares », realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (Insee), revela que el nivel de vida medio de los franceses ha caído un 1,1% entre 2008 y 2013, un hecho sin precedentes. El retroceso ha sido de un 3,5% en el 10% de los hogares más modestos. El Instituto evoca una « agravación inédita de la pobreza en Francia ».

Este artículo es de acceso abierto. La información nos protege Me suscribo

Los que menos tienen son los que más han sufrido las consecuencias de la crisis, también en Francia.  Ésa es la principal constatación que se desprende del informe de 2016 elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos francés (Insee), que lleva por título Les revenus et le patrimoine des ménages (Las rentas y el patrimonio de los hogares), publicado el pasado 28 de junio. No por conocidas, las cifras son menos alarmantes. En los cinco años analizados en el estudio, de 2008 a 2013, los peores de la crisis, el nivel de vida medio de los franceses cayó un 0,2% anualmente, de media. O lo que es lo mismo, el 1,1%, unas cifras « inéditas » desde que comenzó a realizarse este análisis, en 1996. Por si fuese poco, en el 10% de los hogares más modestos, la caída llegó a ser del 3,5%. Dicho de otro modo, la crisis ha ahondado en las desigualdades. El Instituto también recoge cómo ha evolucionado la pobreza en Francia y destaca que se ha producido un « agravamiento inédito ».

Tradicionalmente, el informe anual del Insee es objeto de críticas porque se presenta con tres años de retraso. Y es que, para poder conocer cómo evolucionan los ingresos y el patrimonio de los franceses, el Insee debe recopilar los datos fiscales, ya que ésta es la fuente más fiable. Y, al mismo tiempo, la investigación anual nunca coincide con las evoluciones más recientes. La edición correspondiente a 2016, con datos de hasta finales de 2013, tiene mayor interés si cabe porque permite conocer la evolución de las desigualdades en los años más duros de la crisis, de 2008 a 2013.

Las primeras cifras que llaman la atención son las más recientes. En 2013, en la Francia metropolitana, el nivel medio de vida de los franceses fue de 20.000 euros al año, es decir, de 1.667 euros al mes. En resumen, el 50% de los franceses tuvieron este año un nivel de vida por debajo de ese umbral. Esta única estadística ya impresiona en sí misma porque viene a confirmar que el nivel medio de vida de los franceses es muy bajo. Hay que tener en cuenta que el sueldo base para un contrato de 35 horas es, en 2016, de 1.466,62 euros (frente a los 1.457,52 de 2015). Conocidas estas cifras, se entiende mejor la sorpresa de los franceses cuando se enteran de las remuneraciones de algunos directivos como Carlos Ghosn (de Renault-Nissan), superiores a los 15 millones de euros anuales.

Si observamos la evolución de los últimos años, se pone de manifiesto que también ha sido desfavorable. Nada demasiado sorprendente, puesto que las consecuencias de la crisis las han soportado los hogares, primero con Nicolas Sarkozy y después con François Hollande. Las estadísticas demuestran, ni más ni menos, la magnitud de la fractura social fruto de los años de la crisis. En cinco años, de 2008 a 2013, el nivel medio de vida de los franceses ha retrocedido un 1,1%, a razón del 0,2% anual. « Esta lenta disminución, en cinco años, del nivel medio de vida es inédito desde que se estudian los ingresos fiscales y sociales, entre 1996 y 2013 », advierte el Insee.

Concretamente, el nivel de vida medio de los franceses ha caído de los 20.260 euros anuales en 2008, a los 20.000 euros en 2013. Pero la evolución es más grave porque abarca fuertes disparidades según el nivel de vida de los franceses. Si se observa la evolución de lo que el Insee denomina el « primer decil de nivel de vida de los franceses », es decir, el nivel de vida del 10% de los hogares más modestos, se ve que el retroceso es más acentuado: cae de 11.230 euros anuales a 10.730 euros, en 2013. Dicho de otro modo, el nivel de vida de este 10% más pobre pasó de ser de 935 euros al mes, en 2008, a 894 euros, en 2013.

No hay movilización sin confianza
No hay confianza sin verdad
Apóyanos