La violencia policial se ceba con los manifestantes en Francia

Decenas de manifestantes han resultado heridos en Francia en los últimos meses en diferentes protestas contra la reforma laboral. Tras años de deriva, el Gobierno ha recurrido a la estrategia de la tensión. Es el momento de investigar esta estrategia incendiaria. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Resulta imposible determinar el número exacto. No obstante, los múltiples testimonios recopilados, las fotos y los vídeos documentados que circulan por las redes sociales permiten afirmar que las víctimas de heridas graves se cuentan por decenas. Baste el siguiente ejemplo: el 28 de abril en Rennes, 49 personas resultaron heridas, 10 de ellas de carácter grave, según el personal de atención desplegado aquel día. Hematomas, narices rotas, fracturas, mandíbulas dislocadas, traumatismos craneales, síntomas de asfixia, heridas abiertas, desvanecimientos... Los contrarios a la reforma laboral lo saben, protestar se ha convertido en una actividad de riesgo, es peligroso estar en las marchas hasta su disolución e imprudente « manifestarse » sin un mínimo de protección.