De los César a las violencias policiales, el viejo mundo se resiste a la revolución feminista en Francia

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Hubo la noche de los premios César. Hubo la noche del 7 de marzo. Hubo la violencia de la Academia de los César premiando a Roman Polanski. Hubo las violencias policiales contra manifestantes por los derechos de las mujeres en la Plaza de la République, en París. Hubo el gesto de Adèle Haenel, el discurso de Aïssa Maïga, de Swann Arlaud. Manaron la rabia y las lágrimas de ira de una nueva generación feminista que aspira a abrir todos los horizontes posibles. Hay dos mundos enfrentados.