Contra Dieudonné, pero sin Valls

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Se está urdiendo un delito y no vamos a ser cómplices. Sí, un delito, es decir, un atentado contra las libertades. En los sistemas republicanos, al menos en las repúblicas realmente democráticas, la libertad de expresión es un derecho fundamental, igual que lo es la libertad de información. Lo que implica que no es posible censurar con carácter previo ninguna de dichas libertades esenciales. Podemos pedir cuentas sobre lo que estas conllevan, de sus opiniones o de sus informaciones. Emprender medidas judiciales, reclamar a los tribunales que las condenen. Pero solo a posteriori, sin atentar a priori contra los derechos fundamentales que fortalecen – no debilitan – las democracias : el derecho a decir, el derecho a saber.