Las tres espinas del presidente Macron

Por

Después de tres meses de mandato, Francia cuenta con un presidente atrapado por la realidad: una política anclada en la derecha, medidas impopulares y falta de salidas políticas. Mientras la oposición se reorganiza tras su fracaso en los pasados comicios, el jefe de Estado debe meter las manos en el motor. Ha llegado el momento, Emmanuel Macron debe elegir entre mancharse o pellizcarse los dedos.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Emmanuel Macron optó por adelantarse a Jean-Michel Blanquer, su actual ministro de Educación. Sabemos que su gran proyecto es dar la bienvenida con música y canciones a los alumnos de primaria y secundaria en todas las escuelas durante el comienzo del curso escolar. Será alegre, positivo, motivador y cordial, aseguró el Ministerio, solicitando a profesores, padres y directores recrear la fiesta de la música. En vísperas del fin de semana de reapertura política, mientras que el movimiento Francia Insumisa moviliza a miles de seguidores en Marsella, Los Verdes sueñan con una resurrección de Dunkerque y la derecha se reencuentra, el poder también se moviliza para hablar, y mucho, con el objetivo de “cantar” las alabanzas de sus políticas.