El Estado francés atrapado en un sucio affaire de misiles en Libia

Por y

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Muy criticado por la venta de armas a Arabia Saudí y su uso en la guerra de Yemen, el Ejecutivo francés debe hacer frente ahora a una nueva polémica: el suministro de armas a Libia, violando el embargo decretado por Naciones Unidas. De hecho, se sospecha que París armó a las tropas rebeldes del general Haftar. El militar rebelde, que ocupa la parte oriental del país y la región de Bengasi, mantiene desde el pasado mes de abril una violenta ofensiva militar para tomar Trípoli. Según la ONU, ya ha causado más de 1.000 muertos y 5.500 heridos.