El Gobierno de Hollande lanza un órdago de 500 millones anuales para acallar las protestas juveniles

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El fantasma de la retirada del proyecto de ley sobre la reforma laboral se aleja. Así se lo hizo saber el primer ministro francés Manuel Valls a los representantes de las ocho organizaciones estudiantiles a las que recibió en Matignon; la ley ha llegado ya al Parlamento, encargado de examinarla, por lo que es impensable dar marcha atrás en estos momentos. Pese a todo, el Gobierno ha decidido tender la mano a los jóvenes. Con más o menos éxito.