Marine Le Pen quiere convertir la segunda vuelta en un referendo anti-Macron

Por

La candidata ultraderechista, a quien pisa los talones Jean-Luc Mélenchon, ha decidido tender la mano a los votantes de Francia Insumisa y centrar su campaña entre las dos vueltas en el “trabajo” y la “injusticia social”. Durante meses, se ha presentado como la “candidata del pueblo”, frente al “presidente globalista” aspirante a la reelección.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Sin ninguna duda, a Marine Le Pen la apuesta le ha salido bien. La candidata de Agrupación Nacional (RN, por sus siglas en francés) obtuvo este domingo el 23,1% de los votos emitidos, pasando con ello por segunda vez consecutiva a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Pese a ser una campaña especialmente complicada, con la aparición de la candidatura rival de Éric Zemmour, consiguió imponerse de nuevo para enfrentarse a Emmanuel Macron, que mejoró sus resultados en tres puntos respecto a 2017.