François Hollande borra a la izquierda

Por

El presidente de la República Francesa asumió el martes una política basada en ayudas –más de 30 000 millones de euros recibirán las empresas– y recortes del gasto público.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Fue hace dos años. Toda una eternidad. Entre el discurso del candidato François Hollande en la localidad de Le Bourget (cerca de París) y su rueda de prensa como presidente de la República hay mucho más que diferencias sutiles : supone una auténtica ruptura. El martes, el jefe del Estado anunció su intención de continuar con la política económica puesta en marcha hace año y medio, al otorgar ayudas adicionales a las empresas por valor de 30 000 millones, mientras anuncia una nueva cura de austeridad. Y todo ello, pese al riesgo de ruptura definitiva con una parte de su electorado.