Caso Tapie: la justicia reprocha a Christine Lagarde su «negligencia»

Por

En una resolución remitida al Tribunal de Justicia de la República, revelado por Mediapart, la comisión de instrucción hace trizas las explicaciones de la presidenta del FMI en el caso Tapie, que considera « lamentables ». « El comportamiento de Lagarde no se limita a una incuria, sino que se trata de un conjunto de faltas que, por su naturaleza, su número y su gravedad, superan el nivel de una simple negligencia », estiman los magistrados.

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

El pasado 17 de diciembre Mediapart desveló que los jueces de instrucción del Tribunal de Justicia de la República (CJR) habían decidido juzgar a Christine Lagarde por « negligencia » en la gestión del caso Tapie, un affaire de presunta malversación de fondos públicos, pero se ignoraban las alegaciones presentadas contra la exministra francesa de Finanzas.

En el escrito de conclusión del sumario, dado a conocer este martes por Mediapart, se desmonta en unos durísimos términos las argumentaciones esgrimidas por la defensa de la actual directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), llegando incluso a calificar de « lamentables » algunas de las justificaciones. Además, es inequívoco a la hora de calificar la gestión del caso por parte Christine Lagarde –fruto de « una decisión mal preparada » y « mal organizada »–. Más concretamente, los jueces hacen una constatación demoledora: « Las múltiples negligencias cometidas, en este asunto, por una ministra con experiencia tanto en contenciosos financieros como en procesos de arbitraje, resultan difíciles de explicar, de no existir voluntad a la hora de imponer una decisión determinada de antemano; [...] Sea como fuere, de la acción de Lagarde no sólo se desprende un caso de mala gestión y de precipitación criticables, sino también de una conjunción de faltas que, por su naturaleza, número y gravedad, superan la mera negligencia ».

No cabe duda de que, en este escrito, se ha medido al máximo cada palabra empleada. Los magistrados creen que Christine Lagarde pudo haber incurrido en « incuria », que según el diccionario significa « negligencia extrema », pero que es algo más que eso. Implica que la exministra cometió « faltas [...] constitutivas de otras tantas negligencias graves » que « permitieron que terceros consiguieran 403 millones ».

La gravedad de las faltas que se le imputan puede poner a Christine Lagarde en una situación delicada, pero también corre peligro su renovación al frente del FMI, prevista para este mismo verano, porque si bien es verdad que el organismo financiero hasta ahora le ha transmitido toda su solidaridad, la situación puede hacerse más delicada para Lagarde. A no ser que el FMI acepte el descrédito que conllevar tener al frente del organismo internacional a una directora gerente sobre la que pesan sospechas de « incuria » o incluso faltas aún más graves.

El auto de remisión de Christine Lagarde.

El escrito de los jueces, que consta de 66 páginas, empieza la exposición detallada de los antecedentes del caso Tapie. Y en un primer momento no hace ninguna mención a Christine Lagarde. Más adelante, cuando los magistrados se refieren al papel concreto desempeñado por la exministra francesa de Finanzas, en el verano de 2007, cuando da comienzo el supuesto arbitraje fraudulento, muestran su cautela a la hora de apuntar a varios « elementos » de « descargo » para Christine Lagarde. Aunque no queda recogido en esos términos, los jueces dan a entender que las maniobras llevadas a cabo en favor de Bernard Tapie dieron comiezo mucho antes de que Christine Lagarde tomase posesión en el Ministerio de Finanzas.

Apuntan en concreto al intento de mediación capitaneado por Nicolas Sarkozy en el verano de 2004, cuando él mismo ocupaba el cargo ministro de Finanzas; o « al comienzo de las negociaciones » a favor del arbitraje « a mediados de febrero de 2007 », es decir, antes incluso de las elecciones presidenciales. En resumidas cuentas, los magistrados sugieren que si se cometió un delito de estafa en banda organizada, como recoge la instrucción penal, Christine Lagarde no formaba parte de la... ¡banda!

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse