Estamos ante un nombramiento calcado a la campaña de las presidenciales: improbable. Por lo menos hasta hace diez días. Porque, cierto es, que últimamente su nombre estaba en boca de todos. Se hablaba de él como de la elección más racional de Emmanuel Macron. También la más táctica. Después de horas de negociaciones, de silencios y de especulaciones, la confirmación llegaba este lunes 15 de mayo. El diputado y alcalde de Le Havre [norte de Francia], Édouard Philippe (Los Republicanos), de 46 años, se ha convertido en primer ministro, uno de los más jóvenes de la V República.