Campeones del Mundo: felices pero lúcidos

Por

El equipo galo logró imponerse con un 4-2 ante Croacia. Francia está eufórica. Una Francia unida como si se tratase de un solo hombre, un hombre de todos los colores. Pero atención: este momento de felicidad colectiva no solucionará ningún problema.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Hay que conservar la razón, incluso en este momento de euforia, porque conocemos demasiado bien nuestro origen. Saboreemos la hazaña del equipo de Didier Deschamps. Saludemos a este entrenador singular, ni carismático ni brillante en su táctica, más bien un « líder todavía retoño » de un equipo de jóvenes talentos, a veces incluso de jóvenes genios del fútbol.