Bernard Cazeneuve no debería tener derecho a manifestarse

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Es un síntoma de todos los gobiernos en crisis. Cuando nada funciona, cuando sólo queda el ministro del Interior para señalar y definir la opinión del enemigo, para movilizar a las fuerzas de seguridad y para imponer medidas de excepción. Este largo fin de semana, Bernard Cazeneuve aseguró su omnipresencia, demostrando su calma y determinación a la hora de anunciar « la firmeza total » que el ministro del Interior debe defender contra los « revienta manifestaciones ». Porque Francia, o al menos algunas de sus ciudades, sería presa de una nueva generación de radicales: « revienta manifestaciones extremistas cuya única motivación es su odio contra el Estado y, por lo tanto, contra los valores de la República », entiende el ministro.