El campo de Rivesaltes, una concentración de los horrores cometidos contra los refugiados

Por

Aquí, en los Pirineos Orientales, entre 1941 y 1964, 60.000 personas fueron recluidas: españoles huyendo Franco, judíos y gitanos encarcelados por Vichy, harkis huyendo de Argelia en 1962... Cientos de personas murieron de desnutrición. La comunidad judía fue trasladada para ser exterminada por los nazis. El 16 de octubre, mientras el drama de los refugiados sacude a toda Europa desde hace meses, Manuel Valls inauguró el memorial de Rivesaltes. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Han sido necesarios 17 años para que el proyecto se haga realidad. El memorial del campo de concentración de Rivesaltes [sureste de Francia] abrirá sus puertas al público este domingo 18 de octubre. Entre 1941 y 1964, unas 60.000 personas fueron internadas en el campo, que reúne todos los horrores del siglo XX en Francia. Republicanos españoles que huían de Franco, judíos y gitanos encerrados por el régimen de Vichy, veteranos harkis (argelinos) que dejaron el país tras la derrota de 1962... Todos pasaron por estos barracones, situados en plena meseta catalana, achicharrados por el sol en verano y azotados por la tramontana la mayor parte del año. Alrededor de 2.300 judíos salieron de estas instalaciones con destino a los campos de exterminio y cientos de personas murieron en el recinto de malnutrición y de miseria. El memorial es un homenaje al padecimiento que sufrieron, sin temer a las comparaciones con la acogida que se da a los refugiados estos días.