Sarkozy permanece en detención preventiva por la financiación libia de las elecciones que le llevaron al Elíseo

Por y

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Nicolas Sarkozy, quien confesaba hace poco su fascinación por los dirigentes autoritarios, se ve hoy cuestionado por la justicia francesa por su cercana relación con uno de los más famosos de entre ellos: Muamar el Gadafi, considerado durante mucho tiempo como el pivote del terrorismo antioccidental. La mañana del martes 20 de marzo, el expresidente de la V República fue puesto bajo custodia policial por los policías de la Oficina Anticorrupción (OCLCIFF) de Nanterre (Hauts-de-Seine) en el marco de la investigación sobre la presunta financiación libia de su campaña presidencial en 2007, que le llevó a ocupar el Palacio del Elíseo hasta 2012.