Las dos caras de Niza

Por

El atentado perpetrado el 14 de julio ha contribuido a aumentar las tensiones identitarias y sociales que ya existían. Frente al glamur de la Riviera francesa y a los jubilados acomodados, se encuentran los barrios periféricos donde vive, ante la pasividad general, una población desfavorecida.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Las palabras son siempre las mismas. A menudo se presentan como hechos consumados, verdades absolutas irrefutables. « En Niza sólo hay racistas ». Eso es lo que oyen, por lo general, los que dicen haber nacido allí. Por supuesto, se trata de una generalización. Y, como todas, en ella subyace algo muy injusto, porque presenta a los 343.000 habitantes de la quinta ciudad de Francia como una entidad indivisible: un bloque unido por el odio y la xenofobia, sin historia y sin diferencias.