Cuando François Fillon criticaba el empleo ficticio de la mujer del alcalde de París

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Los grandes depredadores políticos de la V República tienen, en ocasiones, costumbres desconcertantes. Mientras el nuevo campeón de la derecha, François Fillon, está en el punto de mira por pagar supuestamente a su esposa Pénélope unos 600.000 euros por dos empleos ficticios (como asistente parlamentaria en primer lugar y después en la Revue des Deux Mondes), algunas mentes perversas han desenterrado las duras palabras que el propio François Fillon pronunciaba en 1999 sobre Jean Tiberi, entonces alcalde (Agrupación por la República, RPR) de París, acusado de conseguirle a su mujer un empleo ficticio en el Consejo General [órgano de gestión territorial, entonces en manos del RPR] del Departamento de Essonne. La historia se repite y es cruel.