Atentados de «baja intensidad» y gran repercusión

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Un terrorista de unos veintitantos años utilizó un cuchillo para atacar a varias personas en el interior de la Basílica de Notre-Dame en el centro de Niza (Alpes-Maritimos), matando a tres personas y decapitando a una de ellas. Un modus operandi bárbaro que recuerda el ataque, todavía fresco en las memorias de todos, que había ocurrido quince días antes en Conflans-Sainte-Honorine (Yvelines).