La deriva autoritaria del Gobierno turco pasa factura a la economía

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro corresponsal en Estambul (Turquía).- La crisis diplomática con Rusia –después de que el pasado 24 de noviembre dos cazas turcos destruyeran en la frontera turco-siria un avión ruso– le está pasando factura a Turquía. Se ‘invita’ a los turistas rusos (los más numerosos, sólo por detrás de los alemanes) a boicotear las playas turcas. El suministro de gas se ve amenazado. Medidas todas ellas que enturbian un panorama ya de por sí sombrío.