El Rally Dakar al servicio de la dictadura saudí

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Los 322 competidores que participan en el 43º Rally Dakar inaugurado este domingo en Yeddah -heredero del París-Dakar, que por segundo año consecutivo se ha convertido en una especie de tour automovilístico por Arabia Saudí- probablemente piensan que van a participar en una competición deportiva. Durante doce días, pueden creer que su habilidad para conducir por el desierto, su dominio de la conducción en la arena y su resistencia a la fatiga serán puestos a prueba. Pero están equivocados.