Schengen: Europa desmantelada por el retorno de las fronteras

Por

Los líderes europeos están preocupados por la posible muerte del tratado Schengen y el fin de la libre circulación. No obstante, poco queda ya de estos acuerdos: los controles en las fronteras interiores han sido restablecidos en muchos países. Sin que con ello hayan conseguido reducir drásticamente el número de refugiados. Tampoco el número de fallecidos: 44 personas murieron tratando de cruzar el mar Egeo el viernes 22 de enero.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De Bruselas a Davos, donde estos días se da cita el Foro Económico Mundial, la amenaza de ver desaparecer el espacio Schengen procede de todas partes. Los acuerdos que rigen la libre circulación de personas en el seno de la Unión Europea, desde hace 30 años, corren serio peligro a corto plazo. Hay dirigentes europeos que llevan su particular cuenta atrás en meses, otros en semanas. Los miedos son fundados: unos tras otros y en el caos más absoluto, los distintos Estados miembros han ido restableciendo los controles fronterizos para limitar el flujo de migrantes. ¿Ha muerto ya Schengen?