Proceso Campo de Mayo: la complicidad de las empresas con la dictadura argentina se sienta en el banquillo

Por ANNA SLIZEWICZ

Quince años después de la reapertura del juicio por crímenes contra la humanidad cometidos durante la dictadura militar argentina (1967-1983), las organizaciones de defensa de derechos humanos denuncian un proceso judicial demasiado lento y reclaman que la complicidad de ciertas empresas con la dictadura y los crímenes sexuales sean también reconocidos.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Corresponsal en Buenos Aires (Argentina).- Cuando entran los acusados en la sala del tribunal, decenas de manos se levantan simultáneamente sujetando fotos en blanco y negro de jóvenes sonrientes, pelo largo y look de los años 70. Como en tantos otros procesos abiertos a lo largo de la última década en Argentina, los familiares de los desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983) han venido a enfrentarse, en silencio, a los antiguos altos cargos del régimen. Desde finales de abril, el tribunal federal de San Martín, a las afueras de Buenos Aires, juzga a los responsables del centro de detención clandestino Campo de Mayo.