Ni Netanyahou habría ordenado la muerte del general Soleimani

Por

Al ordenar la eliminación del general iraní Soleimani por medio de un dron en Bagdad, Trump se comportó como cualquier otro déspota de la región. Convirtió a Estados Unidos en un país como cualquier otro de Oriente Medio... Exponiendo a los aliados locales de Washington al riesgo de represalias de Teherán.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Hace un año, cuando presentó su « Evaluación estratégica » para el 2019 al presidente israelí, el general Amos Yadlin, director del Instituto Nacional de Estudios de Seguridad (INSS) y exresponsable de Inteligencia Militar (Aman), lanzaba una advertencia que ahora parece casi profética. Mientras que el primer ministro Benjamín Netanyahu y sus asesores parecían convencidos de que el mayor riesgo para la seguridad de Israel era que Irán poseyese armas atómicas, hasta el punto de convencer a Trump de retirarse del acuerdo de 2015 sobre la desmilitarización del programa nuclear iraní, que consideraba insuficiente, el general señalaba otro peligro, a su juicio mucho más real y preocupante: el desarrollo de la presencia militar convencional iraní en Siria, en el Líbano –vía Hezbollah– y en Irak.