Birmania: el regreso imposible de los rohinyás

Por

Mientras el monzón se dispone a transformar en una « bomba sanitaria » el campamento de Bangladesh donde se han refugiado los supervivientes de las masacres de musulmanes a manos del Ejército birmano, la destrucción sistemática de las localidades abandonadas de las que proceden y su transformación en bases militares hacen imposible cualquier futura repatriación.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

En unos días, semanas como mucho, las primeras lluvias del monzón azotarán Bangladesh. Al este del país, en las colinas de Cox Bazar, donde se ha concentrado la mayoría de los 700.000 refugiados rohinyá, expulsados de Birmania desde agosto de 2017, las precipitaciones mensuales, durante la estación húmeda, a menudo superan los 2.500 mm.