Un 11 de Septiembre político

Por

Heredero monstruoso de los años de Bush, Donald Trump encarna el episodio más espectacular de un ciclo mundial que responde a los ecos de la guerra, el odio, el aislacionismo y el nacionalismo. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Un 11 de Septiembre político. La comparación puede parecer obscena, entre la ascensión a la Casa Blanca de Donald Trump,  a través de un proceso democrático, y los atentados de New York y Washington que, el 11 de septiembre de 2001, volcaron al siglo XXI en una era de terrorismo mundial y guerras regionales.  Y, sin embargo, ambos sucesos están profundamente relacionados. No solamente por la similitud de sus fechas: « 9-11 » (Nine-eleven o 11-Septiembre), se asemeja extrañamente a este « 11-9 » (Eleven-nine o 9-Noviembre). La elección de Donald Trump como el 45° presidente de Estados Unidos, contra todos los sondeos, contra todos los análisis realizados por expertos y la casi totalidad de los reportajes e investigaciones periodísticas, es un seísmo de consecuencias a corto, medio y largo plazo.