Irak y Yemen, caldo de cultivo de una nueva generación de yihadistas

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Los dos sospechosos de haber cometido, el miércoles 7 de enero, la masacre en el semanario Charlie Hebdo, cuyo retrato fue inmediatamente difundido por las autoridades francesas, eran viejos conocidos de la Justicia y de los servicios de inteligencia por sus lazos con el yihadismo. Además, formaban parte de una célula especialmente activa en la pasada década, un periodo fundamental en la formación de una nueva generación de activistas.