ONU: dimite un lanzador de alerta

Por y

Anders Kompass, el funcionario de Naciones Unidas que filtró un informe sobre los presuntos abusos sexuales cometidos por soldados franceses en República Centroafricana, deja el organismo internacional. Kompass denuncia la pasividad de la organización, que lo investigó a él en lugar de interesarse por los autores de los hechos.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Estamos ante un epílogo tristemente previsible en el seno de una organización que nunca ha considerado la responsabilidad de sus dirigentes como un valor cardinal. Anders Kompass, el que fuera director de operaciones para la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, el mismo que denunció que soldados franceses y cascos azules de la ONU violaban a niños centroafricanos, presentó su dimisión el martes 7 de junio de 2016. Para despejar cualquier duda sobre las razones de su salida, expuso claramente las razones que lo llevaban a tomar tal decisión: « La total impunidad de los que han abusado de su autoridad, en diversos grados, unido a la falta de voluntad de la jerarquía por disculparse por el modo en que se me ha tratado, algo que confirma lamentablemente el hábito de la ONU de nunca rendir cuentas ».