Snowden: los detalles de una huida histórica

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Edward Snowden no solo desveló que Estados Unidos y sus aliados habían puesto en marcha un sistema para espiar de forma masiva a los ciudadanos, también es el responsable del nacimiento de una nueva figura heroica, la del denunciante, inmortalizado en el documental Citizenfour, de la directora Laura Poitras, una de las primeras periodistas que contactó con el extrabajador de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés).

« Pese a que antes que él ya hubo algún pionero, a los que se ha dado en llamar denunciantes », estos hasta la fecha habían hecho todo lo posible por permanecer a la sombra, sobre todo para evitar represalias. El soldado Bradley Manning –más tarde conocido como Chelsea Manning– por filtrar al sitio web Wikileaks varios cientos de miles de documentos y cables diplomáticos, y tras ser denunciado por un hacker, fue condenado en 2013 a 35 años de cárcel. Antes de eso, las autoridades militares lo habían sometido durante tres años a un estricto régimen de aislamiento. Por su parte, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, continúa confinado en la embajada de Ecuador en Londres, edificio que no puede abandonar.

La hazaña de Edward Snowen ha sido conseguir darle la vuelta por completo a ese estatus de paria, de traidor a la patria, al asumir y reivindicar su papel como whistleblower (denunciante). Fue él quien decidió, adelantándose a los medios de comunicación y a las fuerzas del orden, desvelar su identidad en un vídeo emitido el 8 de junio de 2013 por The Guardian, pocos días después de hacerse públicas las primeras revelaciones. Este vídeo, grabado en la habitación del hotel Mira de Hong Kong por Laura Poitras, es uno de los elementos principales del documental Citizenfour.