La dolce vita de los nuevos emperadores chinos

Por

En China, existe una profunda brecha entre quienes montaron un negocio gracias a la apertura en los años 80 y su prole. Los ricos de segunda generación sienten fascinación por la cultura occidental, el poder y el dinero.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

« ¿Has visto ese autobús? Si bajo la capota, los pasajeros no van a despegar la nariz del cristal. Vas a ver, es divertido. » Y a esto es a lo que se dedica los fines de semana Shuang Zhi, de 25 años, a burlarse de la « plebe » en la vía rápida que enlaza la carretera de circunvalación 3 con el aeropuerto de Pekín. Sentado al volante de su Porsche 911 azul descapotable, circula haciendo zigzag de izquierda a derecha como si participara en una carretera de persecución de película. « Si no pasas por delante de los demás, los demás te pasan por delante. Esa es ahora mi filosofía. »