¿Está listo Estados Unidos para la paz en Afganistán?

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Cuando Donald Trump anunció el sábado 7 de septiembre la cancelación de la invitación cursada a los líderes talibanes para que firmaran un acuerdo en Camp David, la segunda residencia de los presidentes de Estados Unidos, sorprendió a todos. En primer lugar, porque nadie sabía de dicha reunión, antes de borrarla abruptamente de la agenda. En segundo lugar porque, dar la bienvenida a los líderes talibanes en suelo estadounidense, días antes del aniversario del 11 de septiembre de 2001 no parecía de buen gusto, especialmente a ojos de los partidarios conservadores de Trump. Y, por último, porque a pesar de casi un año de conversaciones directas en Doha entre los emisarios de la Casa Blanca y los antiguos anfitriones de Osama ben Laden, el contenido del acuerdo de paz no parece augurar nada bueno para la estabilización de Afganistán.