Alemania trata de restañar las heridas tras los ataques de Colonia

Por

Dos semanas después de la noche de Año Nuevo, que degeneró en decenas de agresiones sexuales, robos e incluso violaciones por parte de jóvenes de origen extranjero, Alemania se encuentra todavía en estado de shock. La investigación parece estancada. La extrema derecha asciende. El Ejecutivo ofrece respuestas políticas poco convincentes.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro corresponsal en Berlín.- Cuando han pasado más de dos semanas de lo que se conoce ya como los « sucesos de Colonia », tras el estupor y la conmoción que desencadenó la ola sin precedentes de agresiones sexuales –perpetradas por individuos todavía no identificados pero que, según los testimonios coincidentes de las víctimas, eran de origen árabe–, las aguas comienzan a volver a su cauce. Es hora de analizar lo ocurrido, de tratar de dar explicaciones y de valorar las reacciones políticas.