La UE, acusada de cerrar los ojos ante una red de corrupción en Italia

Por y MATHILDE AUVILLAIN

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El texto pasó prácticamente desapercibido durante su tramitación el pasado 30 de abril en Estrasburgo (350 votos a favor y 263 en contra). Se trataba de un informe árido del Parlamento, similar a los cientos de ellos que elabora la institución en cada legislatura, consagrado en esta ocasión a la actividad del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en 2013. Los eurodiputados examinaron, como deben hacer con carácter anual, el balance de un banco, cuya existencia es muy poco conocida por los ciudadanos.