El 29% de las filiales de las principales empresas europeas operan en paraísos fiscales

Por

Un informe de la ONG francesa CCFD-Terre Solidaire revela que las cincuenta firmas europeas con mayor volumen de negocio tienen más sociedades en las islas Caimán que en Brasil y el doble que en la India. Por Elena Herrera de infoLibre.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El 29% de las filiales de las principales empresas europeas operan en paraísos fiscales. Es una de las principales conclusiones del informe En el paraíso de los impuestos perdidos, una investigación realizada por la ONG francesa CCFD-Terre Solidaire que evidencia una vez más cómo la evasión de capitales está instalada en el corazón de la economía del continente. 

Constituir sociedades en otros países no es delito ni supone ningún tipo de práctica irregular, pero sí es una deslocalización artificial de los beneficios considerada abusiva por determinados sectores. Es un tema que está en la agenda de todas las cumbres internacionales. Sin embargo, aunque el G-20 decretó en 2009 la guerra a los paraísos fiscales, la presencia de filiales de multinacionales europeas en territorios opacos ha aumentado un 16% desde entonces. 

CCFD-Terre Solidaire ha analizado dónde tienen registradas sus filiales las cincuentas principales firmas cotizadas europeas por volumen de negocio. De media, cada una, tiene 117 sociedades que operan en países que son territorio habitual del refugio de capitales, es decir, el 29% de sus filiales extranjeras. Si se adopta una lista más restrictiva y se eliminan los países considerados menos opacos según la lista elaborada por la Tax Justice Network (TJN) –Irlanda, Bélgica, Holanda o Delaware–, la media desciende a 60 filiales por grupo. 

Si se tienen en cuenta los territorios más opacos –aquellos que presentan más de un 75% de opacidad según la TJN– sólo desaparece de la lista la aseguradora francesa CNP. Las otras 49 firmas cuentan con 28 filiales de media en esos territorios, el 7% del total de sus firmas extranjeras. Algunas, como la aeronáutica EADS (Holanda) o Arcelor Mittal (Luxemburgo) incluso tienen sus sedes en territorios con fiscalidad opaca.