En España, Galicia se convierte en el laboratorio de la izquierda y de los «indignados»

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro enviado especial en Ferrol, La Coruña y Santiago de Compostela (Galicia, España).- Jorge Suárez arruga el ceño mientras observa los dos cuadros colgados en la pared. « Encuentro horribles estos cuadros. Pero no he tocado nada, no he movido nada. Estoy de pasada en este despacho. Todo esto no me pertenece », se justifica el ex sindicalista, con barba, chaqueta negra y camisa blanca. No obstante, el electo ha transformado el pequeño baño de azulejos azules, vestigio de una época en la que al alcalde le gustaba, al parecer, darse un baño durante sus horas de trabajo, en una elegante sala de fumadores para él y sus colaboradores.