Austria se convierte en una inmensa sala de espera para refugiados

Por

Los refugiados ven cómo las fronteras de Europa se van cerrando una a una. En Austria, lugar de tránsito hacia Alemania, permanecen hacinados. Unas 18.000 personas aguardan con la esperanza de alcanzar los países del norte de Europa.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro enviado especial en Salzbourg y Viena (Autstria).-Seguir la ruta de los refugiados, pero en sentido inverso, provoca un sentimiento bastante extraño. Supone adentrarse, casi físicamente, en la desesperanza y en lo absurdo de una Europa que se está blindando a toda velocidad. La víspera, aquellas personas con las que me había cruzado en la estación fronteriza de Freilassing, del lado alemán, eran vistos como los malditos de Europa. Dirigirse hacia el este de Europa supone tomar conciencia de que son casi unos afortunados, si es que esta palabra adquiere algún sentido en similares circunstancias. Al menos ellos han podido cruzar y pedir asilo, en aquellos casos en que tienen derecho a hacerlo.