Los candidatos independientes dan la sorpresa en Chile

Por YASNA MUSSA

La Asamblea Constituyente chilena surgida de la votación del fin de semana estará dominada por los independientes y las nuevas fuerzas de izquierdas aliadas de los comunistas. Un seísmo político que pasa factura a la derecha y al presidente.

Este artículo es de acceso abierto. La información nos protege Me suscribo

Santiago (Chile).- Lo que ocurrió la noche de este domingo marca varios hitos en la historia de Chile: fue la consolidación de un proceso que comenzó en las calles el 18 de octubre de 2019 y que tuvo como protagonistas a estudiantes secundarios que desafiando a la autoridad, decidieron protestar por lo que consideraban injusto en un país marcado por la desigualdad. 

19 meses después, ese movimiento juvenil que rápidamente ganó el apoyo de la sociedad y derivó en una revuelta nacional, terminó instalando el tema de la nueva Constitución como algo urgente e imprescindible. Fue en octubre pasado cuando un 80% de la población aprobó esa posibilidad y este fin de semana terminó por concretarse en una mega elección que se realizó en dos días, como parte de las medidas sanitarias por causa de la covid-19, y que además sumó las elecciones de alcaldes, concejales y gobernadores.

Una cola frente a un colegio electoral en Santiago el 16 de mayo de 2021. © Rodriguo Arangua/AFP Una cola frente a un colegio electoral en Santiago el 16 de mayo de 2021. © Rodriguo Arangua/AFP

Hasta la mañana del domingo 16 la sensación era más bien pesimista. Las calles de Santiago, la capital, lucían vacías en medio del otoño chileno. Parecía que la asistencia era lenta y baja, mientras los canales de televisión anunciaban la marcada diferencia con la jornada anterior, en la que las comunas donde había ganado el Rechazo, la opción que se negaba a la posibilidad de una nueva Constitución, marcó una gran concurrencia a las urnas. 

En las afueras de un centro de votación de Santiago, Isidora Olivares comentaba la diferencia entre ambos días, marcada por la asistencia de adultos mayores que llegaron temprano a votar. Olivares, una joven que decidió participar como facilitadora voluntaria del Servicio Electoral pues quería ser parte de este momento histórico, era la encargada de colaborar con los coordinadores del centro de votación. « Creo que es sumamente importante. De hecho, más importante que el Apruebo, porque no vale nada haber aprobado si después no elegimos entre todos a los representantes que redacten la Constitución », dijo Olivares.

A medida que pasaban las horas el nerviosismo era evidente. Rostros emblemáticos del estallido social salieron en la televisión haciendo un llamado a los ciudadanos para que acudiesen a votar y se comprometan con el proceso. Gustavo Gatica y Fabiola Campillai, ambos ciegos producto de lesiones oculares provocadas por la policía, asistieron acompañados a centros de votación y enviaron un mensaje.

Campillai resaltó la importancia de concurrir a las urnas « para que la lucha de nuestros jóvenes no sea en vano. Gatica llamó a la participación y quiso invitar a todos a votar, a los jóvenes que fuimos protagonistas de esta lucha. Obviamente la Constituyente no va a traer todos los cambios, pero sí puede ser un gran aporte ».

Al final de la tarde, la televisión mostraba la primera mesa en contar los votos. En la región de Magallanes, lo más austral del país, donde el reloj marca una hora más tarde que el resto de Chile, se abría la primera urna y con ella un voto lleno de simbolismo: Natividad Llanquileo, una mujer mapuche de 36 años, era la primera preferencia marcada para ser parte de una convención constituyente que no sólo será la primera paritaria en el mundo, sino que además tiene 17 cupos reservados para los pueblos originario.

Ese fue apenas el comienzo de una serie de sorpresas que fueron generando un giro totalmente inesperado para los analistas, partidos tradicionales y sobre todo, para el oficialismo del presidente Sebastián Piñera. 

« Los opinólogos y comentaristas tenemos que hacer un mea culpa importante. No supimos leer la realidad y los resultados nos pegan en la cara a la mayoría. El nuevo Chile requiere reconocer los desafíos que se nos vienen », escribió en Twitter Lucia Dammert, socióloga, académica y especialista en temas de gobernabilidad en América Latina.

Y es que a medida que se actualizaban los datos, los resultados marcaban una clara tendencia a la oposición, dejando a la derecha sin lograr el tercio que le permitiría el veto y la certeza de poder negociar con más fuerza los posible acuerdos de la Carta Magna. Pero sobre todo, la irrupción de los independientes y de los bloques de izquierda como el Frente Amplio y el Partido Comunista fue lo que nadie pudo prever.

Con 48 escaños, los independientes lograron lo impensable: obtener casi un tercio en la asamblea, sin grandes estructuras políticas, con recursos reducidos y apenas unos pocos segundos de propaganda en la franja electoral. Como un fiel reflejo del cambio que se pedía en las calles, candidatas como Giovanna Grandón, una mujer que se hizo conocida por animar las manifestaciones disfrazada de Pikachú, consiguió uno de los escaños como candidata de la Lista del Pueblo en el Distrito 12. 

Giovanna Grandón en plena campaña, disfrazada de Pikachu, con la candidata mapuche Juanita Millal, el 23 de marzo de 2021 en un barrio pobre de Santiago. © Martin Bernetti/AFP Giovanna Grandón en plena campaña, disfrazada de Pikachu, con la candidata mapuche Juanita Millal, el 23 de marzo de 2021 en un barrio pobre de Santiago. © Martin Bernetti/AFP

Otro de los giros inesperado lo obtuvo Irací Hassler, una joven feminista y candidata del Partido Comunista, quien se quedó con la alcaldía de Santiago, el municipio más emblemático de la capital, arrebatándole la reelección a Felipe Alessandri, candidato del partido de derecha Renovación Nacional.

« En estas elecciones la ciudadanía nos ha dado un claro y fuerte mensaje. Al gobierno y también a todas las fuerzas políticas tradicionales: no estamos, sintonizando adecuadamente con las demandas y anhelos de la ciudadanía », dijo el presidente Sebastián Piñera, en una conferencia de prensa rodeado por sus ministros y donde por primera vez pronunció un discurso reconociendo la distancia de su gobierno con el proceso que vive el país.

« A mí me tomó por sorpresa y sobre todo la baja votación a la convención de la derecha. Realmente eso no lo esperé, tampoco lo previno las encuestas y creo que cambia absolutamente el escenario político, no sólo para la Convención Constitucional sino que para todas las elecciones que vienen », dice Claudia Heiss, especialista en ciencias políticas y académica de la Universidad de Chile.

Para Heiss, el aumento de los independientes y también el fortalecimiento del Frente Amplio, un bloque de centro izquierda formado hace apenas 4 años y que se ha acercado al Partido Comunista, de alguna manera debilitan a la lista del Apruebo,a la ex Nueva Mayoría y a los partidos más de centro, como la Democracia Cristiana que pasó de ser uno de los partidos más consolidados a conseguir apenas dos escaños para la Convención Constituyente. 

« Yo creo que se podría decir que estamos viendo una polarización de las preferencias y también un panorama intrigante, en el sentido en que no es claro cómo se hace compatible la bajada en la participación electoral, porque hubo menos que en plebiscito, con el hecho de que tantos independientes y gente del Frente Amplio hayan aumentado tanto su votación », dice Heiss. 

Quizá uno de los casos más simbólicos de esta elección ha sido el de la machi Francisca Linconao. La líder espiritual mapuche se hizo conocida por haber sufrido la persecución del Estado, quien la acusó de un crimen, pero luego salió absuelta de todo delito. Linconao fue la primera mujer mapuche en ganar un juicio por el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la protección de su rewe, que en su cosmovisión representa un objeto ceremonial, un centro donde confluye la oración. 

Entre los 155 responsables de redactar la nueva Carta Fundamental de Chile habrá también representantes de pueblos originarios del norte y centro del país; académicos, científicos, abogados constitucionalistas, dirigentes sociales, activistas medioambientales y algunos rostros de televisión. Al menos 6 miembros de la comunidad LGTBI+ también consiguieron un cupo en la constituyente y si no fuera porque se aplicó el sistema D’Hondt en el que funciona por un método de arrastre a las listas más votadas, también se hubiese sumado Constanza Valdés, activista feminista trans por el distrito 7.

La actual Constitución, escrita durante la dictadura por una comisión designada, compuesta por 9 hombres y dos mujeres, podría quedar atrás para dar paso a un texto escrito por representantes diversos y elegidos popularmente. Un resultado clave que marca el termómetro de lo que podría pasar el próximo mes de noviembre, cuando se celebren las elecciones presidenciales de un Chile que este fin de semana apostó por el cambio. 

Edición española : Irene Casado Sánchez.

No hay movilización sin confianza
No hay confianza sin verdad
Apóyanos