22-M: radiografía de la primera campaña que rompe el bipartidismo en España

Por y OLIVIA CARBALLAR

En Andalucía los últimos 15 días de campaña electoral han sido intensos. En un escenario de apariencia más tranquila que aquel en 2012, la incertidumbre es máxima. La emergencia de nuevos partidos marca el panorama de las elecciones autonómicas en Andalucía. La suerte está echada, dicen algunos. Todavía podemos arañar unos votos, reflexionan otros. La campaña andaluza, la primera de este desenfrenado año electoral en España, llega este viernes a su fin.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

La suerte está echada, dicen algunos. Todavía podemos arañar unos votos, reflexionan otros. La campaña andaluza, la primera de este desenfrenado año electoral en España, llega este viernes a su fin. A pesar del anuncio abrupto de la convocatoria, tras la ruptura del pacto de Gobierno entre PSOE e IU, no ha habido grandes sorpresas ni fuertes golpes de efecto que hayan dado la vuelta a los resultados vaticinados en las encuestas. Ha sido una campaña lisa, constante, mucho menos agresiva que la de las pasadas autonómicas, caldeada por la victoria de Mariano Rajoy en la Moncloa y el caso de los ERE en plena ebullición. 

La incertidumbre por el mapa político que pueda resultar de las urnas, con nuevos partidos en el Parlamento como Podemos y Ciudadanos, ha atemperado también el nivel bronco de otras citas. Nadie sabe qué ocurrirá el 22-M. Nadie se atreve a hablar abiertamente de pactos. Todo está en juego. Toda España mira a Andalucía. Esta noche, los cinco principales partidos cerrarán con sus líderes nacionales en Sevilla. Esta ha sido la evolución.