La Austria donde gobierna la ultraderecha

Por

300.000 refugiados de origen sirio o iraquí pasaron el pasado otoño por el pueblo austriaco de Nickelsdorf, en la frontera con Hungría. En esta región del Burgenland, la extrema derecha, en alianza con los socialdemócratas, ya controla el timón del gobierno. Un escenario que podría haberse repetido a nivel federal si el candidato Nobert Hofer hubiera ganado las elecciones presidenciales. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra enviada especial en Nickelsdorf (Austria).- En el inmenso aparcamiento colindante con el puesto fronterizo se han instalado dos enormes carpas. Las puertas están cerradas pero, a través de los cristales, se pueden ver pilas de mantas y de catres cuidadosamente almacenados. « Aquí pasa algo raro », escribía nuestro compañero Christophe Gueugneau a principios de septiembre, cuando se desplazó a la localidad para conocer de primera mano cómo discurría el paso organizado de migrantes desde la vecina Hungría. En apenas unas horas, habían llegado miles de personas, en la miseria más absoluta. Los habitantes de Nickelsdorf, numerosos voluntarios llegados de Viena y la Cruz Roja se habían movilizado. Se entregaba comida, ropa, prendas de abrigo... Durante unas horas, los exiliados podían calentarse y comer algo, antes de seguir su periplo en tren hacia Alemania.