Molenbeek: la espiral de la miseria y el Islam radical

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra enviada especial en Molenbeek-Saint-Jean (Bruselas, Bélgica).- Souad (*) se hundió en lágrimas y oraciones cuando supo que dos de los hermanos Abdeslam estaban involucrados en los asesinatos de París. Que el primero, Brahim, se había inmolado frente a un bar del distrito XI « como si estuviera en Kabul » y el otro, Salah, había huido. « Sentía que la desgracia se acercaba una vez más al barrio ». Ya el pasado verano durante las vacaciones, en su pueblo natal del norte de Marruecos, había pedido a su marido, jubilado de la Stib (la red municipal de autobús de Bruselas), que convenciese a sus hijos para quedarse allí. « Marruecos es una dictadura, pero prefiero la dictadura a la anarquía, allí los policías dan miedo, pero nuestros nietos estarían controlados. No como en Molenbeek, donde todo vale y los niños andan por la calle día y noche ».