¿Volverá a salir impune la tiranía siria?

Por y Javier Valenzuela

El secuestro, la tortura, el asesinato y hasta el bombardeo han sido utilizados a placer por los Asad desde 1970. Esta brutalidad se ha visto siempre auspiciada por un sentmiento de impunidad ante sus crímenes. No obstante, en esta ocasión volver a mirar para otro lado no parece una opción para los líderes occidentales.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Siendo la ferocidad una de las señas de identidad fundacionales del régimen de los Asad, no es de extrañar que, la pasada semana, gaseara un suburbio de Damasco donde se habían hecho fuertes los rebeldes. El secuestro, la tortura, el asesinato y hasta el bombardeo (recuérdese la matanza de Hama de 1982) han sido utilizados a placer por los Asad desde 1970, el año en que este clan alauí se hizo con el poder en Damasco. La brutal saña con la que Bachar el Asad y sus pretorianos aplastan la rebelión desde 2011 está en sus genes.