El futuro político de la presidenta de Brasil pende de un hilo

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra corresponsal en Río de Janeiro (Brasil)-. Frente a la crisis política, incluso los analistas más sesudos terminan por quedarse sin ideas. El pasado 7 de diciembre, el vicepresidente brasileño Michel Temer remitió una extensa carta a la presidenta Dilma Rousseff. « Verba volant, scripta manent », decía en latín. « Lo escrito, escrito está y las palabras se las lleva el viento », puede leerse en la carta filtrada a la prensa en su integridad poco después de que la jefa del Estado la recibiese. Le siguen una lista de reproches, relativos a la supuesta « desconfianza » que la presidenta siente por el propio Temer, quien mantiene que ha sido tratado como un « vicepresidente florero y accesorio ».