«LuxLeaks»: los desafíos de un proceso judicial explosivo

Por

El martes 26 de abril, dio comienzo en Luxemburgo el juicio contra los denunciantes y el periodista que desvelaron el escándalo Luxleaks. Tres franceses se sientan en el banquillo, acusados de robo de documentos, de divulgación de secretos comerciales y de violación del secreto profesional. Un proceso que comienza en el mismo momento en el que el país trata de cambiar su imagen y los lanzadores de alerta se sitúan en el centro de la opinión pública. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El juicio que dio comienzo este martes 26 de abril en Luxemburgo, ese pequeño país situado entre Alemania, Francia y Bélgica y cuya salud económica depende en buena parte de un sector financiero hiperdesarrollado, no es un proceso más. Del 26 de abril al 4 de mayo, se juzgará a los denunciantes y al periodista que destaparon el caso LuxLeaks, el escándalo que desveló que el país había alcanzado jugosos acuerdos fiscales con empresas ávidas por instalarse en su territorio. Primero el canal France 2 en 2012 y, en 2014, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación daban a conocer cientos de documentos que demostraban lo que algunos se temían desde hacía años. Compañías como Apple, Amazon, Ikea, McDonalds o BNP-Paribas se beneficiaban de acuerdos con las autoridades luxemburguesas que les permitían pagar un impuesto de sociedades ridículo.