La crisis griega: la absurda exigencia sobre el IVA

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El diablo se esconde en los detalles. Entre Atenas y sus acreedores, la discusion es, desde hace mucho tiempo, la búsqueda de una política alternativa a la austeridad. La misma que, desde hace cinco años, no ha hecho más que hundir a Grecia en la recesión. Como en los años anteriores, el debate se ha focalizado en el excedente presupuestario que el Estado griego debería haber desbloqueado mediante más recortes y nuevos impuestos suplementarios. Estas exigencias vuelven a ser absurdas: los acreedores, nunca satisfechos con los innumerables retrocesos de Tsipras, se agarran a las últimas modificaciones, comas, montantes irrisorios a la vista de los problemas en juego.