Los testigos del juicio contra Teodorín Obiang denuncian la violencia empleada por el clan

Por

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El proceso judicial que se sigue contra Teodoro Obiang, acusado de blanquear colosales sumas en París, resulta peculiar. El pasado 19 de junio, diez años después de que se presentaran las primeras denuncias, daba comienzo el primer juicio celebrado en Francia por un caso de bienes adquiridos por métodos delictivos. Pero el proceso se celebra en ausencia del único detenido, el actual vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del dictador en el cargo desde 1979. Esta circunstancia no ha impedido que sus abogados hagan todo lo posible, desde que se inició el juicio, por conseguir la anulación de la orden de envío ante el tribunal. O, por lo menos, el enésimo aplazamiento del juicio.