El espíritu democrático despierta en Túnez

Por

Mientras que la violencia y el autoritarismo se apodera de sus vecinos libios y egipcios, la aprobación de una nueva constitución marca un punto de inflexión en la marcha del país hacia un ideal democrático inédito en la región.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Supone un paso completamente novedoso, decisivo, en el camino de la construcción democrática tunecina. Es más, se trata de una etapa que puede alcanzar un valor ejemplarizante y que desmiente a todos aquellos que interpretaban las revoluciones árabes como símbolo de retroceso, confusión y desesperanza. El pasado domingo día 26 de enero, los diputados dieron el sí a una nueva Constitución que sustituye a la votada el 1 de junio de 1959, suspendida en marzo de 2011. Ese domingo, el jefe del Gobierno, Mehdi Jomaa (independiente) formó un nuevo equipo. Ahora, la responsabilidad del Gobierno y de la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE) es llevar al país a una nueva cita electoral. Poco a poco, Túnez se pone en marcha.