Las elecciones legislativas británicas, decisivas para el Sinn Féin irlandés

Por

El Sinn Féin confía en aumentar su influencia en Irlanda del Norte en las próximas elecciones legislativas que se celebrarán el 8 de junio en Reino Unido. Reportaje en la circunscripción del Norte de Belfast, un bastión unionista, donde el partido nacionalista y anti-Brexit podría ganar el escrutinio. 

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

De nuestra enviada especial en Belfast (Irlanda del Norte).- En Belfast, la capital de Irlanda del Norte, puede verse el rostro de Nigel Dodds en cada poste situado a lo largo de unos cientos de metros de la North Queen Street. Este diputado del Partido Unionista Demócrata (DUP, por sus siglas en inglés), mano derecha de la primera ministra Arlene Foster y partidaria del Brexit, representa desde 2001 a la circunscripción de Belfast Norte en la Cámara de los Comunes de Westminster. Sin embargo, esta vez, en este distrito históricamente unionista, pueden soplar vientos favorables al Sinn Féin, el partido nacionalista contrario al Brexit que milita a favor de la reunificación de Irlanda.

John Farrs, de 24 años, votará por el Sinn Féin, como siempre. Para él, el partido es « el único capaz de responder a sus expectativas ». Las palabras del hombre llaman la atención, sobre todo porque su familia es protestante. Y es que, en Irlanda, casi 20 años después de los Acuerdos de Paz de 1998, el voto sigue siendo mayoritariamente identitario: los católicos votan por los partidos nacionalistas, favorables a una Irlanda reunificada, mientras que los protestantes lo hacen por los unionistas, leales a la Corona británica.

Muy sonriente, el joven replica: « No hablo de política en casa ». Como muchos aquí, el hombre, en el paro, está cansado de los « unionistas que no hacen nada por él ». La circunscripción, que presenta una de las tasas de paro más altas de Irlanda del Norte, es la más marcada por The Troubles, el conflicto norirlandés que enfrentó durante más de 30 años a católicos nacionalistas y a protestantes unionistas. Las dos comunidades se relacionan poco entre sí y los grupos paramilitares disidentes siguen mandando.

En la circunscripción del Norte de Belfast. © Manon Deniau En la circunscripción del Norte de Belfast. © Manon Deniau

Cada vez son más los decepcionados con las políticas unionistas. El Sinn Féin, que se reparte el Gobierno local con el DUP desde hace 10 años, lo sabe y por eso está llevando a cabo políticas más ofensivas al respecto. De momento, esta táctica le beneficia. En las últimas elecciones legislativas, a principios de marzo, el unionismo perdió su mayoría parlamentaria por primera vez desde la división de Irlanda en 1921. El Sinn Féin consiguió 27 de los 90 escaños, uno menos que el partido de Arlene Foster, y solo les separaron 1.000 votos.

En Belfast Norte, se percibe esta desaceleración. En el referéndum del Brexit de junio de 2016, la circunscripción votó remain (permanencia en la UE), como la mayoría de los residentes en Irlanda del Norte, mientras que el DUP había hecho campaña por la salida de la UE. La circunscripción, cuya población es católica y protestante en un porcentaje similar, está en el punto de mira del Sinn Féin de cara a las elecciones. La victoria sería simbólica en este bastión unionista. Pero sólo simbólica. Como « orgullosos abstencionistas », los diputados del Sinn Féin no van al Parlamento británico de Westminster, al negarse a ser leales a la reina.

Chris Donnelly, de 42 años, ha crecido en el barrio y piensa que la conquista es posible. « El voto nacionalista estaba dormido estos últimos años, pero el Brexit ha cambiado las tornas », dice Donnelly, director adjunto de la escuela de primaria Holy Cross, un centro católico para niños, situado en Ardoyne, el único barrio nacionalista del norte de Belfast. « La idea de una reunificación con Irlanda se ha convertido en una idea factible a medio plazo ». Resultado: la movilización se ha intensificado, mientras que la abstención en la zona, en general, bate récords.

El candidato para estos comicios también ayuda, según Chris Donnelly. John Finucane, del Sinn Féin, se enfrenta al militante de toda la vida, Nigel Dodds. John Finucane, que carece de experiencia política, es un abogado de 37 años muy popular en Irlanda del Norte. Su padre, Pat Finucane, abogado defensor de los Derechos Humanos, fue asesinado en febrero de 1989 por las fuerzas militares lealistas, en presencia de su familia. Este asesinato se encuentra entre los que más marcaron el conflicto.

A decir de Chris Donnelly, también observador de la vida política norirlandesa y simpatizante del Sinn Féin, su candidatura se anuncia positiva: « Representa a la nueva generación del Sinn Féin, alejada del IRA [Ejército Republicano Irlandés, rama paramilitar del partido oficialmente disuelta en 2005] y va a atraer a las clases medias, que habrían votado por el Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP), nacionalista más moderado ».

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse