Marco Bizzarri

El rey francés del lujo pagó 210 millones para cerrar una investigación por fraude fiscal a Yves Saint-Laurent y Balenciaga

Évasion fiscale — Investigación

Gucci, una de las firmas de François-Henri Pinault, pagó un superbonus a su consejero delegado para que éste abonara los 40 millones que la Hacienda italiana le reclamó por haber simulado su residencia en Suiza. El grupo Kering, que también incluye marcas como Bottega Veneta, Alexander McQueen y Stella McCartney, tuvo que pagar 1.250 millones por usar una empresa suiza para eludir impuestos en Italia. Kering recibió trato de favor de la justicia: firmó en Francia un acuerdo con la Fiscalía que le rebajó la multa, mientras el consejero delegado de Gucci se benefició en Italia de una amnistía fiscal, según la investigación de la red EIC.