Palabra clave : violencia policial

El racismo nos asfixia

Por
« Dejé Estados Unidos porque tenía más respeto por el gobierno francés. ¡Ya no! », asegura un estadounidense que participó en la manifestación de París el 2 de junio de 2020, en su pancarta. © Rachida El Azzouzi « Dejé Estados Unidos porque tenía más respeto por el gobierno francés. ¡Ya no! », asegura un estadounidense que participó en la manifestación de París el 2 de junio de 2020, en su pancarta. © Rachida El Azzouzi

Como guardianes de la paz pública, la policía es el espejo de un Estado. Cuando el racismo la gangrena, es porque el poder, sus cúspides y sus élites, están enfermas, infectadas por un odio sordo hacia la democracia, el pueblo, la igualdad. Esta constatación es válida para Francia, no sólo para Estados Unidos.

En el mundo, una misma cólera contra la violencia policial

Por
Manifestación en Londres el 3 de junio de 2020. © Tolga Akmen/AFP Manifestación en Londres el 3 de junio de 2020. © Tolga Akmen/AFP

La muerte de George Floyd ha provocado una ola de apoyo internacional. Estas protestas son una oportunidad para denunciar la brutalidad policial y la discriminación racial en todo el mundo.

En Estados Unidos, la comunidad negra pide colaboración a sus «aliados» blancos para frenar el racismo sistémico

Por ALEXIS BUISSON
Una publicación en Instagram. © Captura de pantalla/Instagram Una publicación en Instagram. © Captura de pantalla/Instagram

En la prensa o en las redes sociales, la comunidad negra pide a los blancos que utilicen su posición privilegiada en la sociedad para ayudar a combatir las desigualdades raciales.

Tras la muerte de George Floyd, la semana que cambió todo en Estados Unidos

Por
Manifestación en Houston, 29 de mayo de 2020. © Agence France Presse Manifestación en Houston, 29 de mayo de 2020. © Agence France Presse

El asesinato de George Floyd, un hombre negro de Minneapolis, por la policía, ha desencadenado un movimiento de protesta histórico en Estados Unidos. Más de 140 ciudades se han convertido en el escenario de manifestaciones a veces violentas. La primera potencia mundial, socavada por la desigualdad y la crisis económica, redescubre dramáticamente, en medio de una pandemia, el alcance de sus tensiones sociales y raciales, exacerbadas desde la cúspide del Estado por un presidente incendiario.

Emmanuel Macron, el vértigo autoritario

Por
Lens, en el corazón de la cuenca minera, 1906. El Ejército fue desplegado contra los mineros. © DR Lens, en el corazón de la cuenca minera, 1906. El Ejército fue desplegado contra los mineros. © DR

La decisión de movilizar las tropas, el sábado 22 de marzo, para contener las manifestaciones de los « chalecos amarillos » en París, no tiene precedentes desde las grandes huelgas de 1947-1948. Año tras año, los movimientos sociales son criminalizados y las libertades ultrajadas. Hombre sin límites y sin memoria, Emmanuel Macron traspasa una nueva frontera.

La violencia policial se ceba con los manifestantes en Francia

El maestro y sindicalista Guillaume Floris evacuado por los CRS el 26 de mayo en París. © Jérôme Chobeaux El maestro y sindicalista Guillaume Floris evacuado por los CRS el 26 de mayo en París. © Jérôme Chobeaux

Decenas de manifestantes han resultado heridos en Francia en los últimos meses en diferentes protestas contra la reforma laboral. Tras años de deriva, el Gobierno ha recurrido a la estrategia de la tensión. Es el momento de investigar esta estrategia incendiaria. 

Bernard Cazeneuve no debería tener derecho a manifestarse

Por

En Francia, donde la violencia policial protagoniza las manifestaciones y movilizaciones contra la reforma de la ley laboral desde hace semanas, Bernard Cazeneuve, ministro del Interior, se pasea de medio en medio para denunciar, alto y claro, a los « revienta manifestaciones extremistas ». Sin embargo, sería mejor que se ocupara de restablecer el orden entre las fuerzas de seguridad, instrumentalizadas para desacreditar al movimiento social.